Archivo por días: 18/11/2020

El brote de Covid en Uruguay, con 12 positivos, deja al Atlético sin Luis Suárez y Torreira

El centrocampista uruguayo del Atlético de Madrid Lucas Torreira ha dado positivo por Covid 19 en un test realizado por el conjunto rojiblanco, por lo que tendrá que guardar cuarentena y será baja contra el Barcelona, como su compatriota Luis Suárez, que volvió a dar positivo y sigue aislado en Uruguay.

El positivo de Torreira se conoció horas después de que la Federación Uruguaya de Fútbol anunciara otros siete positivos en su delegación. En el comunicado hecho público por el organismo, los jugadores Rossi y Rolín y «los integrantes de la delegación Alberto Pan, Jorge Rey, Richard López, Víctor Brítez y Emiliano Aguirre» dieron positivo en la última prueba efectuada, si bien «se encuentran en buen estado de salud».

Rossi, de 22 años y delantero de Los Angeles FC, fue declarado Jugador Joven del Año 2020 en la Liga Profesional de Fútbol (MLS) de Estados Unidos. Por su parte, Rolín llegó a la selección en sustitución del lesionado Sebastián Coates y ratificó, con ello, la buena temporada del modesto Rentistas, campeón del Torneo Apertura nada más ascender de la Segunda división uruguaya. De los demás afectados, sobresale el médico del equipo, el doctor Alberto Pan.

César asoma la cabeza

César Díaz (Villamalea, 1987) le está costando hacerse un hueco en el once del Castellón. El delantero manchego, clave en la permanencia del equipo en Segunda B hace dos temporadas y pieza también importante en el ascenso del pasado curso, apenas había jugado un cuarto de hora tras las primeras cinco jornadas del campeonato. No fue hasta los dos duelos seguidos en Castalia ante Girona y Almería cuando se estrenó como titular para regresar después al banquillo. En seis de los doce partidos que ha jugado el equipo que dirige Óscar Cano ni siquiera ha participado pero su situación puede cambiar tras el triunfo ante el Cartagena.

César volvió al once para aparecer por el perfil derecho del ataque del Castellón aprovechando su polivalencia.

El técnico necesitaba también darle una sacudida al equipo tras el desastre de Oviedo y uno de los elegidos para los cambios fue el delantero manchego, que participó en el triunfo dando la asistencia para el segundo gol de Rubén Díez. «Me encontré muy bien, con cualquier participación que tenga me centro en dar lo máximo, hacer lo que depende de mí. Creo que el otro día las sensaciones del equipo en general fueron buenas y las mías también. Hay una competencia muy grande pero lo importante es que el equipo consiga resultados que nos afiancen en la categoría y nos den tranquilidad», explicaba tras el entrenamiento de este jueves.

Y es que no es fácil jugar en un equipo con cinco delanteros de los que, habitualmente, sólo viene actuando uno de inicio. Zlatanovic parece haberse afianzado en el puesto de ‘9’ aunque Cano ha ido introduciendo algunas variaciones y en algunos partidos ha optado por jugar con dos puntas. La posibilidad de que César Díaz juegue en banda puede garantizarle más minutos al delantero, que ya sabe lo que es tener continuidad y marcar en Segunda. Durante su etapa en el Albacete ya acumuló 73 partidos y ocho goles en la categoría de plata. Ahora está pendiente de estrenar su cuenta con el Castellón, con el que anotó 18 tantos en temporada y media en Segunda División B.

La ‘bestia blanca’

Los equipos suelen tener algún rival que, por el motivo que sea, les resulta especialmente incómodo. Un adversario al que arañarle un buen resultado cuesta mucho más que a otros. En el caso del Villarreal, esa piedra en el zapato se llama Real Madrid, al que se mide mañana en el Estadio de la Cerámica. Podría argumentarse que el potencial del equipo blanco justifica las dificultades que han tenido tradicionalmente los castellonenses en sus cruces pero ante un rival de un nivel similar, como el Barcelona, sus resultados han sido bastante mejores.

El Madrid es, con diferencia, el equipo que peor se le ha dado al conjunto amarillo desde que ascendió a Primera División, en la que debutó, precisamente, siendo goleado en el Santiago Bernabéu (4-1 el 31 de agosto de 1998). Aquel fue el primero de 42 enfrentamientos (todos en Liga) de los que el Villarreal únicamente ha sido capaz de ganar cuatro -el resto son 13 empates y 25 derrotas-. Por ponerlo el dato en perspectiva, ante el Barcelona, por ejemplo, han sido ocho victorias -el doble- en 45 cruces -tres más que ante los blancos-.

Así, el porcentaje de victorias de los castellonenses ante el Real Madrid es del 9,5 por ciento, el más bajo con diferencia de todos los que tiene ante rivales de Primera División. Una cifra que es casi la mitad que la siguiente peor, el 17,8 por ciento de victorias que tiene ante el conjunto azulgrana. Con los blancos tiene el Villarreal, además, su peor balance goleador (-47).

Tres de las cuatro victorias amarillas frente al Real Madrid han sido en el Estadio de la Cerámica, cuando todavía se llamaba El Madrigal. La primera fue la temporada 2006-07, tras 17 intentos fallidos, cuando el equipo que dirigía Manuel Pellegrini se impuso por 1-0, con un gol de Marquitos a los 68 minutos de juego, al bloque de Fabio Capello, en el que ya jugaba Sergio Ramos, por entonces como lateral diestro.